La pintura es un lenguaje, una forma de expresión.

Esta película de 2016 la vi de camino a Japón, en el avión, no la conocía, es de esas películas que te pones a ver porque no tienes otra cosa que hacer y fue una sorpresa.

La película cuenta la historia de Maud Lewis, una artista que vivió la dura realidad de la cruelmente machista sociedad norteamericana de mediados del siglo XX. Una sociedad que la maltrata, la humilla y la intenta hacer pequeña por ser mujer y por su condición física, y que poco a poco va creciendo gracias a su valentía y a no renunciar a lo que es.

Me sirve perfectamente como ejemplo para contaros que no importan tus conocimientos pictóricos, nivel social, cultural o económico, recursos a tu disposición, o incluso tiempo. La pintura puede ser la mejor forma para expresar emociones, llegando a ser casi una necesidad biológica.

 

Newsletter

Disfruta antes que nadie de las últimas noticias, nuevos cursos, lecciones gratuitas, etc...

¡Te has suscrito correctamente!