Todo lo visible está sometido a unas leyes, las de la perspectiva. La forma en que la realidad se muestra ante nuestros ojos es representable mediante unas normas que se perfeccionaron a lo largo de la historia del arte.

La perspectiva se basa en la visión humana, por lo que la posición ante la escena será determinante. El hecho de que veamos el mundo bajo las leyes de la perspectiva, hace que cualquier fallo al dibujar se note enseguida, aunque la persona que está viendo el dibujo no entienda sus leyes.

El dominio de la perspectiva nos permite representar correctamente todo tipo de objetos para darles una apariencia tridimensional.

  • Línea del horizonte (LH): Es la altura en la que se encuentran nuestros ojos, por lo que el punto de vista será diferente si estamos de pie, sentados, subidos a lo alto de una colina, o mirando desde abajo a través de un suelo de cristal.
  • Línea del suelo (LS): Es la referencia que delimita el plano del suelo. Toda la escena se representa entre la línea del horizonte y la línea del suelo.
  • Puntos de fuga (PF): Se encuentran siempre en la línea del horizonte. Puede haber 1, 2 ó 3 puntos de fuga.

La perspectiva frontal o paralela:

Se trata de la perspectiva más básica. Los objetos se presentan ante la vista frontalmente. Sólo tiene un punto de fuga, es decir, los objetos fugan hacia un único lugar.

Newsletter

Disfruta antes que nadie de las últimas noticias, nuevos cursos, lecciones gratuitas, etc...

¡Te has suscrito correctamente!